Primera corona

La temporada 2010 se presentó con varias novedades en cuanto a baile de pilotos y entrada de escuderías se refiere.

Sebastian Vettel y Michael Schumacher en la rueda de prensa del GP de Bélgica

El gran ídolo de Vettel, Schumacher, regresaba a la Fórmula 1 de la mano de Ross Brawn y su nueva escudería, Mercedes GP.En Ferrari, el que sería máximo rival del piloto de Red Bull ése año, Fernando Alonso, debutaba al volante del bólido rojo, y el vigente campeón, Button, se convertía en piloto de McLaren haciendo pareja con Hamilton.

Además, tres nuevas escuderías irrumpieron en la competición; Hispania Racing Team, Team Lotus y Virgin Racing.

Los inicios de temporada parecían no ser el punto fuerte de Vettel y 2010 no fue una excepción, ya que la primera victoria llegó en el tercer meeting del año, Malasia, aunque marcó la pole en las dos pruebas anteriores. Tras salir de Montecarlo, Vettel y Webber eran los colíderes de la clasificación con 78 puntos. Aunque la relación entre ambos era cordial, todo cambió después del GP de Turquía.
En el Istanbul Park, ambos se chocaron cuando el alemán intentó adelantar al australiano, y como resultado, Vettel se vio obligado a abandonar la prueba. Después de ganar en Valencia, el futuro campeón del mundo no volvería al escalón más alto del podio hasta la prueba de Japón y tras sumar discretos resultados en las citas previas.
Incidente entre Vettel y Webber en Turquía 2010
De cara al debut del Gran Premio de Corea del Sur, Vettel llegó empatado a puntos (206) con Alonso, pero la rotura de motor del RB6 le dejó, de nuevo, fuera de combate. Al finalizar el GP de Brasil, Red Bull se convirtió en campeón del mundo de constructores gracias a al doblete de sus pilotos y el joven alemán marchaba hacia Abu Dhabi, prueba final del año, a 15 puntos de distancia del primer clasificado de la general. Aquello que pocos creían, ocurrió y contra todo pronosticó Vettel se convirtió en campeón del mundo en el Yas Marina Circuit. Su sólida actuación al volante del RB6, su victoria y los inconvenientes y contratiempos que sufrieron Webber y Alonso le otorgaron el mundial.Vettel se proclamó campeón sin haber liderado la clasificación de pilotos en toda la temporada y, nuevamente, marcó un récord; piloto más joven en ganar el título mundial de Fórmula 1.

Vettel no pudo contener la emoción tras ganar el mundial
Con éste triunfo, nadie dudó de su potencial, profesionalidad, ansias de victoria y de querer convertirse en uno de los más grandes de la historia. Sebastian Vettel demostró que los más jóvenes vienen pisando fuerte y que han llegado para quedarse. Aunque con un difícil reto por delante, el alemán sabía que con sus manos y un monoplaza competitivo podría revalidar y aumentar sus triunfos. Tan solo era cuestión de meses… hasta que empezara la nueva temporada.

Deja un comentario