Rosberg fue campeón F1

Dicen que el tiempo vuela. ¡Y qué razón tienen! Sobre todo, cuando las cosas van bien. Es aquí cuando te das cuenta de que las semanas empiezan y acaban más rápido de lo que pensabas, cuando un mes parece tener solo 10 días, cuando aún en manga corta ya te preparas para la Navidad, cuando echas la vista atrás y piensas dónde estabas hace un año. Yo, hace un año, estaba delante de la televisión. Viviendo un momento que tardó en llegar pero que nunca había sentado tan bien. Tan dulce, tan apoteósico, tan frenético… Tan esperado. Y es que hoy hace un año, celebraba el título de Nico Rosberg en la Fórmula 1.

Alegría, emoción, satisfacción… Felicidad, al fin y al cabo. Un sentimiento que se hizo esperar, pero que acabó llegando sobre las 15:30 h de ese domingo 27 de noviembre. Hoy, hace un año. Un año de esa carrera en Abu Dhabi, de las últimas vueltas al Yas Marina, de ese final… Un final de celebración a base de fuegos artificiales. Con traca final. Una de las que no gustan, de esas que traen solo humo… el final de la carrera de Rosberg en la F1. Pero ese es otro tema, uno que llegó de forma inesperada, que nadie pudo predecir. Como si, de lo rápido que pasa el tiempo, estuviéramos a 28 de diciembre y fuera el Día de los Inocentes. Sin querer pensar ahora en ello,  la máxima alegría por el campeonato duró 5 días. Y estuvieron bien aprovechados.

Hoy, hace un año

Te mentiría si te dijera que vi entera la carrera de Abu Dhabi. No. No pude. Las últimas cuatro vueltas no las vi. Y todavía no las he visto. Pero las veré. Veré cómo Max Verstappen estuvo a tiro de Sebastian Vettel y como el de Ferrari cada vez estaba más cerca de Rosberg. Como, en un final pleno de emoción, un adelantamiento doble le hubiera costado el título al campeón. Por suerte, no fue así. Y, hoy hace un año, la corona fue para él. Y la alegría para mi. Y para ti seguro que también.

El tiempo pasa rápido pero los recuerdos perduran. Como si fuera ayer. Como si fuera el día después de la celebración. ¡Y ya ha pasado un año! Rosberg se proclamó campeón, lo celebró, lo celebramos- Lo disfrutamos. Bueno, lo seguimos disfrutando. Porque lo que bien ocurre, bien se mantiene en la memoria. Ahora, y aunque hace un año, todavía saboreo las burbujas de esa copa de cava que nos tomamos en casa para celebrar el título. Y eso que en casa no son mucho de Rosberg. Pero sí de F1… y de cava.

Minutos más tarde, hace un año, estaba tecleando en el mismo portátil en el que estoy ahora. A punto de publicar el post sobre el campeonato. Un post que, como éste, estaba escrito con sentimiento. Desde la felicidad. Desde la satisfacción de ver cómo, por fin, ese piloto en el que te fijaste cuando empezaste a interesarte por este deporte lograba el triunfo máximo. El de ser campeón. El de conseguir el título de F1. El colofón. El ‘remate’ a una trayectoria de 11 años en el Gran Circo. El punto y final a ser piloto de la categoría. Pero de seguir siendo el campeón del 2016. De dejarlo escrito en la historia del deporte. De convertir un domingo en un domingo inolvidable. De seguir recordándolo hoy, hace un año.

 

Deja un comentario