El hat-trick es suyo. Ahora, Jorge Lorenzo debe ir a por el póquer de victorias en la primera mitad de la temporada 2015 de Moto GP. El piloto de Yamaha suma tres triunfos este año -Jerez, Le Mans y Mugello- y su excelente pilotaje y finura al manillar de su M1 le llevan a sólo seis puntos del liderato, en manos de Valentino Rossi. Guarismos y clasificación general al margen, el próximo hito -y muy realista- de Lorenzo es vencer en el Gran Premio de Catalunya y conseguir así su cuatro triunfo consecutivo. Sería la primera vez en su carrera en lograr tal proeza y ahora, más que nunca, el magnifico estado de forma del mallorquín puede darle su primer póquer de victorias consecutivas. Si bien es cierto que el inicio de campaña se le presentó caprichosamente complicado, Lorenzo ha dado la vuelta a la situación al triunfar en los últimos tres Grandes Premios disputados. Tres victorias en seis carreras. El de Yamaha llegará al Circuit de Barcelona-Catalunya con la intención de superar su hat-trick y convertirlo en un póquer de triunfos. Gesto que incluso podría transformarlo en el líder provisional del Mundial pero el objetivo más viable a día de hoy debe pasar por ir carrera a carrera y, con ello, sumar nuevos podios. Pero sabemos que Lorenzo no se contentará con éxitos menores y sacará su garra y decisión para estar en lo más alto del cajón. La máxima alegría en el GP de Catalunya pasa por mantener su excelente rendimiento y sacar lo máximo del formidable binomio que forman piloto y moto. Una relación que ha actuado de forma soberbia en las tres últimas citas del Mundial y de la que se espera tal gloriosa continuación en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Para la consecución de tal proeza, Lorenzo cuenta con su Yamaha M1. Una moto muy buena en frenada como ya demostró en los pases por el final de recta de Mugello. Junto a la del circuito italiano, la frenada final de recta del trazado catalán pondrá a prueba las características ganadoras y reglajes de la Yamaha M1. Sin embargo, el binomio deberá marcar el ritmo en todo el asfalto del circuito al ser éste uno de los más duros en frenada del calendario. El póquer de victorias consecutivas, el primero, está a su alcance en el Gran Premio de Catalunya. Aunque con el permiso de sus máximos rivales como Valentino Rossi y Marc Márquez, Lorenzo llega a Montmeló para subir a lo más alto del podio de ‘casa’, celebrar su cuarto triunfo consecutivo y reconquistar incluso el liderato del Mundial. Como acompañantes, su buen estado de forma y la Yamaha M1. Solo ha de golpear por cuarta vez.

Deja un comentario