ImagenLa Fórmula 1 cambia, se moderniza y reestructura sus reglamentos con la llegada de una nueva temporada. Para la campaña 2014 del Gran Circo, en España se introduce una nueva propuesta televisiva que renueva el estándar de seguimiento, retransmisión y visionado de las carreras con el anuncio de la emisión de los Grandes Premios también por Movistar TV.

La empresa telefónica apuesta por los derechos de la Fórmula 1 y lanza en el país su oferta de pago para ver la categoría reina a través de su canal temático dedicado a la F1, sin publicidad, con cámaras exclusivas y autónomas a la señal internacional.

El camino que inicia Movistar TV es nuevo en España ya que, hasta el momento, todas las cadenas televisivas que han retransmitido la Fórmula 1 siempre lo han hecho en abierto, es decir, sin la necesidad de que el espectador pague por consumir un producto. Si bien es cierto que en 1997 se implantó el modelo de visión por pago y estuvo en antena durante varias temporadas al tiempo que el deporte se retransmitía paralelamente y en abierto en TVE. Ante esta situación, la temporada 2014 se presenta con cambios en el hábito televisivo de los aficionados que podrán decidir si seguir disfrutando del Gran Circo en Antena 3 y/o TV3 o explorar el nuevo modelo que inaugura la compañía telefónica.

Para las campañas 2014 y 2015, la máxima categoría del automovilismo se podrá visionar completamente en abierto en Antena 3 y TV3, las dos cadenas (a nivel nacional y catalán respectivamente) que han renovado los derechos televisivos de la F1 para ofrecer las carreras las dos próximas temporadas. De este modo, en los dos próximos años en España convivirán la propuesta ‘abierta’ y la de pago, y en muy pocas semanas se empezará a comprobar el alcance de las dos opciones en la sociedad cuando los motores V6 Turbo rujan en Albert Park el próximo 16 de marzo.

Se podría decir que en 2014 y 2015 las propuestas televisivas no modificarán enormemente el consumo de los espectadores en términos de que disfrutarán de la opción en abierto y de pago para seguir los Grandes Premios. No obstante, este hábito sí verá una enorme variable a partir de 2016 cuando únicamente Movistar TV será la dueña de los derechos de la F1 en España al llegar a un acuerdo exclusivo con Formula One Management (FOM). Este pacto significará que los Grandes Premios no se emitirán en abierto y solamente será en exclusiva para los abonados a la televisión de Telefónica. Para este entonces, los aficionados en España a dicha competición automovilística encontrarán en el pago la única opción para seguir disfrutando de la emoción de los monoplazas de F1.

ESPAÑA SE UNE A LA TENDENCIA EUROPEA
La Fórmula 1 de pago lleva años presente en diferentes países europeos, especialmente en aquellos que más seguimiento y éxitos han tenido en la máxima categoría. Reino Unido, Alemania, Italia y Francia son claros ejemplos del cambio televisivo que ha experimentado la retransmisión del deporte con ofertas de consumo que compaginan el reparto de los Grandes Premios en abierto y de pago por diferentes cadenas (en el caso inglés) o la exclusividad de los derechos por parte de un canal privado (situación francesa).

Reino Unido inicia la ‘revolución’
Los ingleses fueron los primeros en ver dividida su oferta de consumo respecto a la Fórmula 1. De 2009 a 2011, la cadena pública BBC retransmitió en exclusiva las carreras del Mundial en Gran Bretaña, centrando la emisión de estas tres temporadas en el país anglosajón. No obstante, el vencimiento del contrato de la BBC de cara a 2013 llevó a que la privada Sky Sports entrara en el mercado televisivo inglés para emitir el Gran Circo íntegro a partir de la campaña 2012 y hasta 2018.

Esta situación dejó a los británicos, con una vasta tradición y afición a la categoría, divididos entre si abonarse a la televisión privada para disfrutar de la totalidad de la acción en pista u optar por la opción ’recortada’ de la cadena pública. Desde 2012, Sky Sports posee los derechos en exclusiva de la F1 para retransmitir la totalidad de los Grandes Premios; cada sesión de entrenamientos libres, calificación y carrera. Por su parte, la BBC emite la mitad de las pruebas del Mundial en directo -incluyendo la de Gran Bretaña-  y el resto lo realiza en diferido, horas después de que se vea la bandera a cuadros en el trazado.

Así, Reino Unido convive desde hace dos años con una oferta mixta en la que los espectadores pueden optar por la opción de la televisión pública, con Grandes Premios en directo y otros en diferido, o por la de su homóloga privada previo abono para disfrutar de la totalidad de la acción del fin de semana.

Alemania e Italia: el poder de Sky
Las manos de Rupert Murdoch, propietario de British Sky Broadcasting -y por ende de la cadena Sky-, llegaron también a Alemania e Italia. Y por consiguiente, a la Fórmula 1. En ambos países la presencia de la cadena privada es notable y comparten los derechos del Gran Circo con dos homólogas en abierto, la RTL y la RAI respectivamente.

Caso semejante al visto en Reino Unido pero con importante matiz, los italianos ven dividida su oferta entre el pago y la vía en abierto. Para la temporada 2013, el país transalpino presentó una característica coyuntura al realizar una cobertura mixta entre la cadena privada Sky Italia y la pública RAI. El producto ofertado por Murdoch contempló la retransmisión de la mitad de las carreras con la fórmula de pago por visión, al tiempo que la televisión estatal se hizo cargo de la emisión de los Grandes Premios restantes.

Con otra perspectiva se opera en Alemania. Los aficionados germanos disfrutan de la acción en pista tanto en la opción en abierto como en la de pago. La presencia de la RTL, con más de dos décadas retransmitiendo la categoría en el país teutón, ofrece la vía estándar que ha imperado en el consumo televisivo del deporte, es decir, retransmisión ‘pública’ de todos los Grandes Premios y sin coste extra. No obstante, desde hace años comparte los derechos con Sky Germany, su homológa privada que ofrece el producto pero bajo el modelo de pago por visión.

Sólo de pago en Francia
Sin duda alguna, el mayor impacto de la fórmula codificada se ha completado en Francia. A partir de 2013, los galos siguen la categoría reina únicamente a través de la modalidad que Canal + Francia ofrece a sus abonados, por lo que la emisión de los Grandes Premios queda en codificado. Desde 1992 y hasta dicha fecha, la cadena TF1 era la encargada de retransmitir la acción de los monoplazas en los circuitos pero la firma de Canal + con la FOM permite a la televisión privada disponer en exclusiva de la cobertura por un acuerdo de tres años.

Tras el último cambio en Europa representado en el caso francés, España se une en 2014 a la tendencia del pago por visión como modelo de oferta televisiva del deporte. Durante dos temporadas -hasta la finalización de 2015-, los espectadores españoles barajarán tres opciones: Antena 3, TV3 o Movistar TV. Situación que cambiará en 2016 cuando la cadena de Telefónica sea la única poseedora de los derechos de retransmisión de la categoría en el país.

La fórmula de pago se vuelve a instaurar en España y plantea nuevos hábitos de consumo, oferta y demanda del deporte en un país con afición a la F1 pero con costumbres ‘tradicionales’ a la hora de seguir el Gran Circo. La apuesta de Movistar TV es una clara señal de que el producto interesa, atrae a la sociedad, genera contenidos de calidad y seguirá disfrutando de un buen seguimiento y cobertura.

Deja un comentario