La temporada 2011 del Campeonato del Mundo de Rallyes llega a su fin de fiesta con la prueba que se disputará este fin de semana en Gales. Con el título de campeón del mundo aún por decidirse, la atención se centrará en los máximos candidatos a la corona mundial: Sebastien Loeb y Mikko Hirvonen.

Loeb e Hirvonen, máximos aspirantes al título.    Copyright WRC

El heptacampeón es quién más opciones tiene para revalidar su título gracias a los ocho puntos de diferencia que le saca al piloto de Ford. No obstante, el finlandés ha protagonizado una gran remontada tras su victoria en el Rallye de Australia y es el piloto que más puntos ha sumado en las tres últimas pruebas.

El Rallye de Gales GB incorpora nuevos tramos que llevarán a los pilotos a bordear el Mar de Irlanda además de pasar por las especiales sobre asfalto y tierra, y que en ocasiones harán que se adentren en los bosques de la región. Los participantes deberán tener en cuenta la inestabilidad meteorológica y las particularidades de la zona a la hora de completar los 23 tramos de la prueba. El barro, la lluvia y el fuerte viento complicarán el pilotaje en los caminos y carreteras, y hará que la decisión del título sea aún más interesante e inesperada.

Si echamos la vista atrás a 2009, Hirvonen y Loeb llegaban a Gales separados por un punto y con el finlandés liderando la clasificación. Con una mínima diferencia entre ambos, finalmente el triunfo fue para el piloto de Citroën. Aunque ahora son ocho los puntos que les distancian, el de Ford no querrá que se vuelva a repetir la historia y hará lo imposible para lograr su primer título del Campeonato del Mundo de Rallyes.

Loeb es quien tiene más opciones: le vale ganar o ser segundo sin importarle lo que haga Hirvonen.

Sebastien Loeb es el líder de la clasificación

El francés lidera la clasificación con 222 puntos, ocho más que su rival en Ford, y con los ánimos subidos tras ganar en España tres semanas atrás. Además, el Rallye de Gales GB es una prueba que se le da bien al heptacampeón ya que ha conseguido la victoria en tres ocasiones consecutivas. Si no comete ningún error y su Citroën DS3 WRC no sufre problemas, el mundial volverá a ser suyo.

Precisamente un error o algún problema es lo que Hirvonen desea que le suceda a Loeb. Si esto no ocurre, el finlandés deberá ganar y esperar a que el piloto de Citroën no sume más de nueve puntos. “Si algo inesperado le pasa a Loeb, quizá no necesite ganar”, afirmaba recientemente el de Ford. Hirvonen ganó en Gales en 2007 y tras dos años finalizando la temporada como subcampeón, el finlandés quiere revancha.

Mikko Hirvonen ganó en Gales en 2007

El destinatario del título mundial no solamente se decidirá con la posición final de cada uno al concluir el rallye, sino que hay que tener en cuenta los puntos que se reparten en el Power Stage, último tramo cronometrado de la prueba. En él, los tres pilotos más rápidos reciben tres, dos o un punto extra según su posición. Así y por ejemplo, si el que gana el rallye es también el más rápido en el Power Stage, suma 28 puntos a su casillero (25 por ganar la prueba y tres por marcar el tiempo rápido en la última especial). Ésta novedad entró en vigor esta temporada, pero si no hubiera sido así, los dos máximos candidatos al título estarían separados solamente por cuatro puntos.

Loeb e Hirvonen, Hirvonen y Loeb. Ocho puntos les distancian y tan solo queda una prueba para decidir el campeón del mundo de 2011. El desenlace, este fin de semana en Gales.

Deja un comentario