Australia-Melbourne-Albert-Park_2718478

Los semáforos se apagarán en Albert Park el domingo 16 de marzo y los monoplazas rugirán de nuevo para dar inicio a la temporada 2014 de Fórmula 1. Tras una pretemporada intensa en cuanto a los ensayos de los motores V6 Turbo y las nuevas especificaciones aerodinámicas, el Gran Circo ultima los detalles para la primera prueba real en la que los errores o cualquier contratiempo puede suponer un revés importante para los equipos en el inicio del Mundial.

Las casas de motores Mercedes, Ferrari y Renault han sido el centro de interés e información en los entrenamientos invernales y seguirán siéndolo en los compases de una nueva campaña que se presenta con propulsor nuevo como máxima novedad.

Australia será una incógnita tanto para los equipos como para los espectadores. Pronosticar dónde estará cada escudería y piloto es complicado aún viniendo de una pretemporada que ha dejado a las escuadras que montan unidad Renault en ligera desventaja frente a los clientes de Ferrari y Mercedes. El fin de semana en Melbourne se presenta emocionante, especialmente también por ver el regreso de la Fórmula 1 después de 112 días desde la victoria de Sebastian Vettel en el Gran Premio de Brasil 2013. Si la temporada pasada finalizó con el dominio aplastante del tetracampeón y Red Bull -logrando nueve triunfos consecutivos-, el inicio de la nueva campaña se dibuja sin un claro vencedor aunque, a priori, el equipo Mercedes se posiciona como aventajado.

En la pretemporada de Jerez y Bahréin mucho se ha hablado de los V6 Turbo, el principal protagonista de 2014 ya que supone la mayor revolución técnica desde la prohibición de los turnos en 1989. Dicha introducción no viene sola y se le une que los monoplazas estrenan cambio, turbo, baterías y han sido diseñados bajo nuevos criterios aerodinámicos que se visualizan rápidamente en el morro, el alerón delantero y los escapes. La formación de la parrilla en la sesión de calificación y lo que ocurra en las 58 vueltas al Albert Park antes de cruzar la bandera a cuadros son dos misterios a día de hoy: los problemas mecánicos sorprenderán a más de uno.

Así, la incertidumbre se une al vocabulario de la Fórmula 1, palabra que no apareció prácticamente en la campaña 2013 dado el poderío en la segunda mitad del año pero sí que estuvo presente en el inicio de 2012 cuando siete fueron los pilotos diferentes que ganaron las siete primeras carreras.

No obstante, si el camino a seguir fuera lo visto en Jerez y Bahréin en las doce jornadas de entrenamientos, lo justo sería vaticinar un podio plateado liderado por los pilotos de Mercedes, Lewis Hamilton y Nico Rosberg. Con los cronos de los test invernales, lo menos arriesgado sería apostar por la victoria del británico o del alemán en Melbourne, quiénes brillaron en la pretemporada con su particular flecha de plata W05. Velocidad, kilometraje y efectividad en los cronos son los tres pilares de este monoplaza que, propulsado por motor de la casa, le sitúa en una buena posición para reivindicarse como uno de los rivales más duros del año.

Junto a la escudería de Brackley, Williams es el equipo con motor Mercedes que dejó buena impresión en los test con Felipe Massa liderando los cronos en dos de las jornadas. De igual forma, Force India y McLaren, es decir, los conjuntos con propulsor de la marca de la estrella, también mostraron positivas impresiones en la pretemporada: los de Silverstone y Woking marcaron el mejor tiempo en seis de las sesiones, tres por equipo. Estos datos posicionan a los monoplazas que montan la unidad germana con una anticipada ventaja respecto a sus rivales, aunque Ferrari está cerca.

El F14T de Il Cavallino Rampante mostró un ritmo constante en tandas medias, sin prestar demasiado interés en marcar vueltas rápidas sino más bien centrado en trabajar la fiabilidad y distancia de carrera. Así, Fernando Alonso y Kimi Raikkonen completaron la pretemporada con 844 vueltas y, aunque su V6 Turbo no encabece el podio, los datos de pretemporada indicarían que es el que menos consume. Añadiendo que el bólido rojo contaría con la mejor refrigeración, concretamente el punto débil de Red Bull.

Y es que los de Milton Keynes sufrieron demasiado en los entrenamientos invernales después de cuatro años de éxito. Los cambios en la normativa podrían haber pasado factura a los tetracampeones, contratiempo que ya se comprobó con la modesta refrígeración del RB10 y el rápido calentamiento en las jornadas de test. El monoplaza diseñado por Adrian Newey es muy aerodinámico y rápido en curva, pero los problemas de refrigeración del motor Renault les sitúan bajo la incógnita de si recuperarán el terreno perdido en el Gran Premio de Australia.

Si los motores Mercedes se posicionan como los previsibles dominantes en el inicio del Mundial 2014, las unidades Renault cierran la tabla y esto afecta a sus clientes -Red Bull, Toro Rosso, Lotus y Caterham-. El V6 Turbo de la compañía francesa sufre problemas en las baterías y en la gestión de la temperatura, complicaciones que impidieron acumular kilometros a sus escuderías motorizadas y privarles de recoger información para comprobar el rendimiento del monoplaza y la nueva unidad.

A diferencia de años anteriores, la pretemporada se desarrolló sin mención especial a los neumáticos Pirelli. En pasados entrenamientos invernales, los productos de la marca milanesa centraron las informaciones y quejas, especialmente, de los pilotos al considerar que los italianos no suministraban gomas adecuadas para sus monoplazas y las características de la pista. En cambio, entrenar en Bahréin, con un clima más cálido tal y como pedía Paul Hembery (responsable de Pirelli Motorsport), resultó ser una muy buena decisión para lograr un impecable comportamiento de los neumáticos, no recibir quejas por parte de los equipos y tener unas jornadas tranquilas alejados de los ojos más críticos del paddock.

Para el 30º Gran Premio de Australia, Pirelli suministrará los compuestos medio y blando, y Melbourne será su primera gran prueba de fuego del año para demostrar que los malos recuerdos de la primera mitad de 2013 quedaron en el olvido. Respecto a las zonas de DRS, Albert Park las mantiene en los mismos sectores que el año pasado pero compartiendo un único punto de detección. Así, dicho momento se iniciará trece metros antes de la curva 14 y el alerón trasero móvil se podrá activar por primera vez ya entrando en la recta de meta, concretamente 762 metros antes de llegar a la primera curva del circuito. Por su parte, la segunda zona de activación recorrerá la segunda y tercera curva del trazado.

La Fórmula 1 prepara su espectáculo para deleitar a los aficionados y proporcionar una temporada llena de acción e incertidumbre en la que los equipos más pequeños podrían sumar sus primeros puntos en las primeras carreras y sorprender a los más grandes de la parrilla. El show empieza este fin de semana, ¡cojan las mejores butacas!

Deja un comentario