Todo tiene un final y la Fórmula 1 se despide del parón veraniego hasta el próximo año. Este fin de semana, el Gran Circo retoma la función y lo hace en uno de los trazados más queridos por pilotos y aficionados: Spa-Francorchamps. El circuito es toda una montaña rusa de subidas y bajadas, curvas ciegas y rasantes de difícil trazada. Eau Rouge y Raidillon La Source, la chicane Bus Stop o Pouhon son los puntos más característicos del trazado belga y que despiertan la emoción de las carreras.

Hablar de Spa-Francorchamps es ir más allá de su historia en el motorsport. Es conocer una zona en el corazón de Las Ardenas que es mundialmente conocida por sus aguas termales. Sí, el nombre de Spa tiene su buen origen en los manantiales de esta localidad, que da nombre a todos los centros termales del mundo. Pero, ¿qué más podemos encontrar aquí? Resérvate los próximos 5 minutos porque lo conocerás todo. El tiempo empieza ¡ya!

1- Spa-Francorchamps es uno de los circuitos con más historia a nivel del automovilismo mundial y es que albergó su primer Gran Premio ¡en 1924! Eso sí, la prueba no formaba parte de ningún campeonato (a la F1 aún le quedaban algo menos de 30 años para constituirse).

2- El trazado original de Spa medía 14,9 kilómetros pero fue sufriendo cambios a favor de la seguridad de los pilotos con el paso de los años hasta llegar a 1970 cuando se disputó la última prueba. 13 años después, el circuito belga regresó al calendario con un cambio muy significativo: su longitud se había reducido hasta los 7 km.

3- El Gran Premio de Bélgica se ha disputado hasta en tres circuitos diferentes: Spa-Francorchamps, Zolder y Nivelles.

4- El GP de 1998 se recuerda como uno de los más caóticos y su salida como una de las más accidentadas de la historia de la competición. ¿No te acuerdas? Pasada la primera curva y bajo la lluvia torrencial, David Coulthard al volante del McLaren MP4/13 pisó una rejilla situada al lado de la pista y perdió el control de su monoplaza. Su choque con la valla de protección provocó una colisión casi en cadena de los pilotos que venían por detrás. ¿El resultado de tal aparatoso accidente? 13 bólidos destrozados en cuestión de segundos.

5- La curva Eau Rouge está en la mente de todos los aficionados pero, ¿de dónde procede su nombre? Hay dos teorías. La primera dice que proviene del color rojizo del agua del arroyo que transcurre en esa parte del bosque. La segunda se refiere a la sangre que teñía de rojo el agua del arroyo debido a los primeros accidentes de pilotos en este punto. ¿Con cuál te quedas?

6- El encanto del circuito radica también en su privilegiada ubicación: en el corazón de Las Ardenas. El ‘pulmón verde’ de Bélgica se extiende entre las localidades de Spa y Francorchamps y dan al circuito un paisaje verde, de naturaleza pura y ambiente bucólico.

7- El nombre de Spa no es casual. Sí, da nombre a las aguas manantiales y termas que aquí se encuentran. Los romanos fueron los primeros en descubrir los beneficios curativos de sus aguas y, mas allá del motorsport, miles de personas visitan las termas de Spa a día de hoy.

8- Hablando de aguas, el mayor negocio de la ciudad comercializa, cómo no puede ser de otra manera, agua embotellada bajo el nombre ‘Spa’. Botellas de agua mineral que puedes encontrar fácilmente en Bélgica, Holanda, Luxemburgo o Alemania.

9- ¿Tienes tiempo libre en tu visita a Spa-Francorchamps? Entonces, ¡carretera y manta! La ciudad de Lieja está a 40 minutos en coche mientras que a Bruselas, la capital del país,llegarás en algo menos de dos horas.

10- ¿Sabías que puedes celebrar tu cumpleaños o incluso tu boda en Spa-Francorchamps? ¡Pues sí! Desde la sala tienes visión directa a Eau Rouge y salida a un jardín privado. Eso sí, celebrar un evento aquí no estará al alcance de todos…

 

 

 

Deja un comentario