Si hay un Gran Premio con historia e intocable en el calendario de la Fórmula 1, ése es el de Italia. Un año más y desde 1950, el Gran Circo se cita en el inimitable Autodromo Nazionale di Monza, ‘el Templo de la Velocidad’. Y su nombre, como la mayoría de los apodos, no viene de casualidad: el trazado tiene la media de velocidad más alta de todo el Mundial y, además, 8 de las 10 carreras más disputadas de la categoría se han disputado aquí. En territorio tifosi. En territorio Ferrari. Porque los italianos llenan el circuito del color rosso Ferrari soñando con una victoria de Il Cavallino Rampante. ¿Sonará el Fratelli d’Italia este fin de semana?

Monza,uno de los trazados que mejor combina la velocidad con las habilidades del piloto, es mucho más que motorsport. Antes de que los V6 arranquen en esta joya del deporte, adéntrate en sus curiosidades. El semáforo está a punto de apagarse: pronti, attenti, via!

1- El Autodromo Nazionale di Monza se construyó en 1922 en un tiempo récord de ¡seis meses! ¡Y eso que medía 10 kilómetros! Después de Brooklands -en Reino Unido- e Indianápolis -en Estados Unidos-, el de Italia es el tercer circuito permanente con más historia.

2- La F1 no ha faltado al Autodromo Nazionale di Monza desde 1950 excepto en una única ocasión, en 1980. Ese año el Gran Premio de Italia se disputó en el Autodromo Nazionale Enzo e Dino Ferrari en Imola debido a las obras de remodelación que se llevaron a cabo en el ‘Templo de la Velocidad’.

3- Seguro que te conoces las curvas y puntos más característicos de Monza. La Parabólica, la Variante Ascari, la Variante della Roggia, Curve di Lesmo… Te sonaban, ¿verdad?

4- El Autodromo Nazionale di Monza se ubica en el ‘Parco di Monza’, un enorme parque verde de 688 hectáreas. Tal es su inmensidad que dobla el tamaño de un parque mundialmente conocido… el Central Park de Nueva York.

5- La historia de Monza se remonta a la Edad de Bronce y después a romanos y celtas. A lo largo de los siglos, ésta ha sido ciudad de duques, reyes e incluso llegaron a estar bajo órdenes del antiguo Imperio Español.

6- Cuando los motores no rugen en ‘el Templo’, es momento de visitar Monza incluyendo otro templo: el Duomo (la Catedral). Ésta te recordará a la de Florencia por el uso del mármol de dos colores en la fachada, que data del siglo XIII. Pero no te quedes aquí, pasea y callejea por su centro histórico medieval que une la historia con un sinfín de cafeterías y tiendas que le dan el toque actual y moderno.

7- La Università degli Studi di Milano-Bicocca está presente en Monza ya que la Facultad de Medicina tiene su sede en la ciudad.

8- Monza e Indianápolis mantienen una estrecha relación. No, no es sólo por ser dos de las ciudades con más historia en el motorsport sino por un tema más político y social. Y es que ambas ciudades están hermandadas desde 1994.

9- Si viajas a Monza seguro que tu aeropuerto de destino está en Milán. Y no es de extrañar, ya que ambas ciudades están muy próximas, ¡a tan sólo 25 kilómetros! Si lo que quieres es explorar, al Lago di Como llegarás en algo menos de dos horas en coche.

10- Sabemos que en Italia se come molto bene y el único problema que se nos presenta es elegir uno de los platos de la carta de cualquier ristorante, trattoria u osteria. En Monza sí o sí debes probar el risotto con la luganegauna salchicha típica de Italia, siendo la de Monza la más codiciada por los paladares.

 

 

Deja un comentario