museo porsche en stuttgart

Un garaje sin un Porsche 911 es sólo un agujero negro“. Así de rotundo, así de contundente fue Walter Röhrl al decir esta frase. Röhrl, leyenda del Rallye y piloto de la órbita Porsche desde hace 25 años, no lo pudo decir más claro: los automóviles Porsche marcan la diferencia. Y más si se trata del famosísimo 911, sin duda uno de los coches deportivos con mayor renombre de la historia del automovilismo y muy presente en el Museo Porsche de Stuttgart.

Si, como Röhrl, eres un apasionado de la marca germana, una visita al Museo Porsche es una de esas cosas que debes hacer, como poco, una vez en la vida. Y es que visitarlo es entrar en su historia, ver de cerca algunos de sus coches más conocidos, recorrer su trayectoria desde los automóviles de calle hasta los bólidos de carreras. Ubicado en Stuttgart, el museo bien merece una visita de 3-4 horas para recorrerlo con tranquilidad y fijarse en los detalles (aunque la duración de cada visita siempre va a gustos, claro). En nuestro caso, entramos después de visitar el museo de Mercedes-Benz -en el que estuvimos toda la mañana-. Si lo haces así, o al revés, aprovecha el 25% de descuento en tu entrada presentando el ticket del museo que ya hayas visitado.

Visitar el Museo Porsche siempre es especial pero reconozco que, en nuestro caso, coincidió con el 70 aniversario de la marca y eso siempre es un añadido. Sin duda, un buen año para hacer la visita y echar la vista atrás a tal mítica marca.

El museo está dividido en dos plantas en espiral, que sube hacia la parte superior del edificio, y todo el recorrido es por orden cronológico, como ya te lo sueles esperar en estos casos. Eso sí, la exposición está bien diferenciada entre coches de calle y de competición, con 80 modelos que harán las delicias de todo aficionado al automovilismo.

Información útil para visitar el Museo Porsche en Stuttgart

Horario: De martes a domingo de 9 a 18 h. Lunes cerrado

Precio: 8 €. Descuentos para estudiantes, jubilados, personas en paro. 25% de descuento si enseñas tu tiquet de visita al Museo Mercedes-Benz. Gratis para periodistas.

Tiempo promedio de la visita: 3-4horas si eres de los que no quiere perderse ningún detalle (como yo).

Otros servicios: Audioguía gratuita, parking de pago (4 €) , cafetería, WIFI, taquillas.

 

Y ahora, para que te entren ganas de visitar el Museo Porsche, ¡aquí van algunas de sus joyas!

Cisitalia 360

El Cisitalia 360 es uno de los automóviles más desconocidos en la historia de Porsche. Fabricado en años de la postguerra, supuso la unión de Porsche y Abarth para crear un bólido encargado por Piero Dusio, responsable de la empresa Consorzio Industriale Sportivo Italia (Cisitalia). Aunque los planes para Dusio no fueron según lo esperado, Porsche y Abarth crearon esta bestia de 300 CV, tracción a las cuatro ruedas y motor sobrealimentado mediante carburadores de doce cilindros en línea. Fue, además uno de los primeros coches de la marca de Stuttgart.

 

Porsche en la Panamericana

Hablar de Porsche es hacerlo de la competición, de la adrenalina, de su participación en muchas de las pruebas con más renombre mundial. Sus inicios en la competición nos guían a la Panamericana y en el Museo Porsche en Stuttgart podemos ver joyas como esta del 1954, cuando se disputó la V Carrera Panamericana. En este año, 1954, los alemanes ya dominaban esta competición y agrandaron su leyenda con la victoria de Hans Hermann al volante de este 550 Spyder. Tanta es su vinculación con esta prueba que los míticos modelo Carrera y Panamera llevan tal nombre en honor a la prueba de México.

 

Porsche 356

Sin duda uno de los iconos de la marca Porsche y que marcó un hito para los alemanes: ser el primer Porsche de producción de calle. El primer protoipo montaba motor de 4 cilindros bóxer con una cilindrada de 1.131.

Porsche 917/20 Pink Pig

¡Uno de los coches de competición más conocidos de Porsche! Aunque seguramente más por su estilo que por sus éxitos ya que su andadura en la competición fue más bien escasa participando en una única prueba: las 24 Horas de Le Mans de 1971. Y, además, no consiguió acabar la prueba debido a un accidente… Pero tan especial es su decoración que en 2018, con motivo del 70 aniversario de Porsche, la marca recuperó tal particular estilismo para uno de sus 911 RSR.

 

Porsche en las 24 Horas de Le Mans

Otra decoración para recordar: con el logotipo y colores de Martini Racing. Sin duda, ésta fue la época dorada de la marca, que suma, no obstante, 18 victorias en la mítica prueba de resistencia.

 

Porsche 911

No hay Porsche más conocido que el 911. Este, de color naranja y algo ‘gordito’ es uno de los más bonitos y agradables a la vista que encuentras en el Museo Porsche.

 

Porsche 956

¿Cómo convences a la gente de que la aerodinámica de tu coche es brutal y podría pilotarse boca abajo a 321,4 km/h? Fácil, ¡poniéndolo boca abajo, claro! Y así lo han hecho en el Museo Porsche, colocándolo al revés. Sin duda, una llamativa y curiosa forma de mostrar el bólido y que no deja a nadie indiferente.

 

Y ahora, ¡es tu turno! ¿Cuándo tienes pensado ir al Museo Porsche en Stuttgart?

Deja un comentario