hackberry ruta 66

Cruzar Estados Unidos a través de la Ruta 66 es uno de los sueños de todo aficionado al motor. Los 4.000 kilómetros que van desde Chicago (estado de Illinois) hasta Santa Mónica (California) convirtieron hace 100 años esta ruta en una vía de escape para la población americana que buscaba una nueva vida en estados más prósperos o que viajaba hacia su destino de vacaciones. Fuera cúal fuera el motivo, no hay duda de que la 66 es una de las rutas más legendarias del mundo. Sin embargo, recorrer su trazado original es hoy imposible ya que fue descatalogada en 1985 cuando se construyó la actual red de carreteras interestatales. Sin embargo, sí se pueden recorrer largos tramos originales y bien conservados, que mantienen su esencia de antaño y te transportan a la década de los 50.

Uno de estos tramos es el que va de Kingman a Seligman, en el camino de Las Vegas al Gran Cañón del Colorado y llamada ‘Historic Route 66’. Aunque vale la pena visitar cada pueblo de este tramo (además de Outman, Williams, Flagstaff y Winslow) para respirar el auténtico ambiente americano del ‘Old West’, hay una parada obligatoria: Hackberry. A media hora de Kingman, Hackberry se refleja como un pueblo fantasma, antaña localidad rica en minas de oro y plata pero hoy desolado y solitario aunque visita turística en tu viaje por la Ruta 66.

hackberry ruta 66

A Hackberry se llega atravesando el desierto de Mojave, saliendo de la Interestate 40 y tomando el tramo de la Historic Route 66. Tras largas rectas infinitas, las vistas del típico paisaje de la ‘América profunda’ y ranchos al pie de carretera pero a decenas de kilómetros unos de otros, llegamos a la Hackberry General Store. Un oasis en el desierto de Arizona se abre ante nosotros, un viaje a la época dorada de la Ruta 66.

hackberry ruta 66

 

La Hackberry General Store en la Ruta 66

La Hackberry General Store es el recuerdo de lo que en su día fue una de las gasolineras más frecuentadas por los viajeros de la Ruta 66.  Ante ti se hace realidad la imagen que tienes en mente de la típica gasolinera abandonada y oxidada de la ruta pero con su encanto histórico y motero. La Hackberry General Store pretende hoy ser un museo de la Ruta 66, una auténtica cápsula del tiempo que revivió en 1992 después de ser clausurada en 1978.

Hackberry tiene todo lo que te pueda recordar a la Ruta 66: gasolinera, tienda de souvenirs, bar e incluso lo que parece un cementerio de automóviles. Todo tiene ese aire de dejadez, de lugar abandonado que tanto nos gusta. Los viejos surtidores están oxidados y, aunque te entusiasme la idea de repostar, no funcionan. Eso sí, siempre queda bien posar para la foto…

hackberry ruta 66

La tienda tiene miles de souvenirs de la ruta y, cómo no, no faltan las matrículas de Arizona, las placas metálicas de la Route 66 y mapas de carretera. Sin duda alguna uno de los mejores recuerdos que te puedas llevar es uno de los mapas de las carreteras del estado o de la Costa Oeste porque, además, te puede ser muy útil en zonas del desierto dónde ni el GPS ni el móvil tienen cobertura. Nada, de nada. Tirar del papel te puede sacar de un buen apuro. Dentro de la tienda también tienes la zona de bar, con su barra y taburetes altos, sus maniquís vestidos con ropa de los 50 y decenas de carteles publicitarios de la época.

Fuera, todo te recuerda al Oeste Americano. Los autómoviles están abandonados y pintados con ese óxido que les hace parecer en estado de desguace, a excpeción del Corvette rojo. Las señales retro y las cabezas de animales acaban de darle ese toque vintage y auténtico a la Hackberry General Store.

 

hackberry ruta 66

En tu viaje de Las Vegas al Gran Cañón del Colorado, sal de la carretera y sumérgete en la historia americana. Revive la época dorada de la Ruta 66 y de la Hackberry General Store.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.